Uno de los principales mecanismos de financiamiento utilizados por las empresas mineras a nivel internacional es la oferta pública de sus acciones en el Mercado de Capitales. Chile no ha logrado consolidar este sistema, ya que las mineras con presencia en el país obtienen financiamiento para el desarrollo de sus proyectos en el exterior, habiendo por tanto una baja conexión entre las empresas mineras y el mercado de capitales chilenos.

Sin embargo, ante la eventual implementación de un mercado de capitales para la minería en Chile, se hará necesaria la dictación de normas y regulaciones que determinen la forma y estándares que las empresas con oferta pública de acciones – sus directores, ejecutivos y asesores – deberán cumplir para informar al mercado las características de sus proyectos.

La divulgación de información al mercado por parte de las compañías mineras en forma previa a la extracción de los minerales influye en las decisiones que los inversionistas adopten respecto al invertir o no en una determinada empresa minera. Así, si la información entregada por las empresas mineras al mercado no es completa, o peor aún falsa,  se podrá afectar considerablemente las decisiones previamente adoptadas por los inversionistas.

Atendido lo anterior, la necesidad de dictación de normas claras y transparentes que aseguren que la información falsa o errónea no sea divulgada al mercado, será un tema de primera necesidad que deberá abarcase por la Superintendencia de valores y Seguros una vez implementado el mercado de capitales para la minería. Un claro ejemplo lo constituye Canadá y la dictación del National Instrument 43-101, el cual establece los requisitos  que las empresas mineras deberán cumplir cuando divulguen la información  al mercado (reservas y recursos, fechas efectivas de estimación, tonelaje de extracción aproximados, métodos utilizados para estimaciones, la necesidad de las personas calificadas independientes del emisor, etc.)

En el caso de Chile, será responsabilidad de las Personas Competentes entregar esta información con una nomenclatura estándar sobre los prospectos de exploración, recursos y reservas mineras, así como de su estimación, categorización y evaluación; permitiendo que los agentes financieros accedan a la información estandarizada y confiable para evaluar los riesgos de los negocios mineros.

Además, con el objeto de garantizar la transparencia de la información recibida por el mercado por parte de las empresas mineras y siguiendo el ejemplo canadiense, específicamente el Ontario´s Securities Act, se hará necesaria la dictación de normas que regulen la responsabilidad civil de los directores, gerentes y además ejecutivos y asesores de las compañías mineras cuando la información divulgada al mercado sea falsa o errónea.