En septiembre el Presidente envió al Congreso el Proyecto de Carretera eléctrica, con el objetivo de robustecer el marco regulatorio de la transmisión de energía y permitir la conexión de otras fuentes energéticas como las ERNC.

Hoy, el desarrollo de la mayoría de los proyectos eléctricos se ha  visto entorpecido por el tiempo que tarda la obtención de los permisos sectoriales ambientales y la obtención del título concesional que faculta al titular para explotar el recurso. El actual procedimiento administrativo genera incertidumbre, un mayor costo de la energía y plazos más extensos. Adicionalmente los concesionarios deben resolver los conflictos que se generan con los propietarios de los inmuebles que se encuentran ubicados dentro del área del proyecto energético, que solicita la respectiva indemnización por las servidumbres que afectan a los predios. Muchas veces estos conflictos han tenido que ser resueltos judicialmente, retrasando más aun el inicio del proyecto energético.

La carretera eléctrica busca agilizar los procesos administrativos, facultando al Presidente para imponer servidumbres respecto de inmuebles de propiedad de particulares en aras de su función social.

El proyecto de ley contempla dos etapas; una a cargo del Estado y otra a cargo de la empresa eléctrica adjudicataria de alguna de las instalaciones troncales del sistema de transmisión. En la primera etapa, el estado determina que instalaciones quedaran sujetas al Estudio de Franja Troncal, respecto de las cuales se definirán: el trazado de la línea eléctrica, los planos especiales, aspectos ambientales relevantes para una línea de base, todo con la debida identificación de cada uno de los propietarios de los predios contenidos en la franja. La segunda fase implica la negociación y pago por parte de la empresa adjudicataria del valor de la servidumbre que se impondrá. En el evento de que el trazado de las líneas pase por tierras indígenas, los tramites indicados deberán efectuarse en concordancia con el convenio 169 de la OIT.

La Carretera Eléctrica implica fortalecer el sistema de transmisión, disminuir los costos de la energía, generar mayor competencia en el sector y propiciar la participación de las ERNC, las que a través de la extensión de las líneas de transmisión podrán acceder a este sistema a un precio más económico, potenciando la diversificación y la sustentabilidad de la matriz energética.