No cabe duda que en Chile la industria minera está pasando por un período sumamente activo. Los US$ 90 mil millones de inversión proyectados para el próximo sexenio se concentran en el desarrollo y construcción de nuevos proyectos, expansiones de minas en operación y también en infraestructura asociada tales como energía, plantas desaladoras y puertos. En el caso de la exploración, de acuerdo a lo señalado por Metals Economic Group en su último informe anual, Chile recibirá el 5% de los US$ 18 mil millones que se destinarán en el mundo a la exploración minera.

Estas cifras no son casualidad y están acompañadas de acciones permanentes tanto de parte del sector público como del sector privado. La sana y necesaria cooperación público-privada  de las últimas décadas  ha contribuido a generar un espacio propicio para el desarrollo de la industria minera, pero más importante, ha sentado las bases para fortalecer su liderazgo mundial.

Durante este mes de abril vuelven a darse cita en Santiago miles de personas que participan de esta industria y son responsables de su desarrollo: Expomin acogerá a más de 1.300 empresas y 60 mil visitantes que conocerán los bienes y servicios ofrecidos por los proveedores mineros, actores esenciales de la industria; por su parte, la semana CESCO, organizada por el Centro de Estudios del Cobre y la Minería, volverá a reunir a líderes en la discusión sobre las políticas públicas adecuadas para expandir la exploración minera en Chile. Como complemento a estos hitos mineros, se llevará a cabo en Santiago la Conferencia de la sección de Energía, Medio Ambiente, Recursos Naturales e Infraestructura de la International Bar Association, organización  que reúne a más de 45 mil abogados de todo el mundo.

En materia de política pública, es importante destacar la reciente aprobación de la ley 20.241 que otorga beneficios tributarios a las actividades de investigación y desarrollo; y la apertura de la discusión acerca de la explotación del litio, en la que participa activamente la Federación de Trabajadores del Cobre. En el ámbito académico, la Sonami ha suscrito un Convenio con la Universidad de Columbia para permitir a sus alumnos realizar prácticas en empresas mineras en Chile. En tanto, las empresas del Estado se han destacado con el inicio del proceso de licitación de áreas de Enami y la reciente incorporación de Codelco al International Council on Mining and Metals, que reúne a las principales compañías y asociaciones mineras, promoviendo el desarrollo sustentable de la industria.

Estas buenas noticias, que para muchos pueden parecer una meta, son más bien el incentivo para seguir haciendo las cosas bien y para mejorar aquellas áreas que permitan mantener el rol de liderazgo que ostenta Chile en el concierto minero mundial. El Presidente Kennedy de EE.UU. decía que conformarse era convertirse en carcelero de la libertad y enemigo del crecimiento. El liderazgo, por cierto, también consiste en profundizar los éxitos y asumir los desafíos que nos presenta una industria tan dinámica como la minería